LA ESPERANZA Y LA REALIDAD.ANA MARÍA MANCEDA

LA ESPERANZA Y LA REALIDAD.ANA MARÍA MANCEDA

Ocurrió al quinto año de nuestra ceremonia, en un amanecer brillante, su pico asomó entre la arena. Me paralicé, solo atiné a mirar como las olas displicentes se desvanecían entre los cuarzos luminosos adheridos a la botella. Y no pude evitar de tener tu imagen y deseé con fuerza que te diluyas ya. Debía dejarte partir, juntos habíamos enterrado, no tan lejos de aquí, el juramento de encontrarnos en estas playas en el próximo año, lo que no juramos es tener el poder de cambiar los espacios dibujados por el viento, el tiempo y quizás el destino, y así regresé todos estos años, esperanzada, con mi amor doloroso, intacto, a caminar por estas orillas que nos habían unido para siempre. Arranqué con furia lo que quedaba enterrado de la botella y decidí: la arrojaría al mar, que desaparezca junto con su mensaje, que viaje donde quiera, libre como el viento que la trajo, ya no habrá esperanzas. En el momento siento el grito maravilloso de mi pequeña hija que me llama, me vuelvo y veo en ella tu mirada, la realidad, la botella cae de mis manos y corro hacia ella. Subimos tomadas de la mano por las dunas, en mi última mirada, solo veo el mar infinito y la extensa playa solitaria, hacia delante nos espera, no muy lejos, nuestro hogar.

La imagen puede contener: océano, exterior, agua y naturaleza
Promocionar publicación
6 personas alcanzadas
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s